5 cosas que me hubiera gustado saber cuando me convertí en madre soltera

by Familia Monoparental
embarazo madre soltera

Cuando me convertí en madre soltera estaba muy perdida. No tenía referentes y no sabía qué podía esperar de esta experiencia. Había crecido en un entorno tradicional y las familias que conocía no podían darme pautas sobre criar en solitario. Estos son los punos que he aprendido con el tiempo y que me hubiera gustado saber cuando nació mi hija.

Mi familia de dos es perfecta y no falta nadie.

Tenemos el referente de la familia biparental, y algunas madres solteras o padres solteros tienen la sensación de que falta una pieza en el puzle. No es así, nuestra familia está completa así, no falta nada ni nadie. Es posible que en el futuro se una otra persona (o incluso personitas) pero eso no es una necesidad, si viene tiene que ser para aportar y si no podemos disfrutar igualmente de nuestra pequeña familia. 

Debo bajar el nivel de autoexigencia. 

Es imposible llegar a todo en perfectas condiciones, así que hay que medir fuerzas. Las madres y padres en general, y en especial las madres y padres solteros, tienen una carga de trabajo muy grande entre trabajo, crianza y tareas domésticas. Además de intentar reservar tiempo para el autocuidado. Cuando criamos en solitario, tener tiempo para llegar a todas estas tareas tan bien como nos gustaría a veces es misión imposible. Por tanto, es necesario reducir el perfeccionismo en beneficio de nuestro bienestar. A veces haremos una cena rápida y menos sana, o dejaremos los platos para lavar al día siguiente. Y así está bien.

Aprender a pedir ayuda.

Antes de ser mamá era muy independiente. Me gustaba ver a mi familia, era un apoyo importante y colaboraban puntualmente en algún asunto. Sin embargo, ahora realmente necesito su ayuda en el día a día. Ellos forman parte del equipo de crianza de mi hija. Una buena red de apoyo cambia la experiencia de la maternidad en solitario. A veces no queremos pedir ayuda y después descubrimos que la otra persona estaría encantada de echarnos una mano. Los niños dan alegría y a mucha gente les encanta pasar tiempo con ellos.

Buscar otras mamás en situaciones parecidas me hace sentir bien y comprendida.

Es bastante habitual que en nuestro entorno no haya otras familias monoparentales. Mi recomendación es intentar contactar con otras madres solteras o padres solteros a través de asociaciones o redes sociales. Aunque tengas una buena red de apoyo de familia y amigos, con personas en situaciones similares creamos una conexión y podemos hablar de temas que es difícil que otras personas comprendan. 

Yo también tengo que cuidarme. 

Con tanta carga de trabajo y en un intento de llegar a todo, a veces nos olvidamos de cuidarnos. Cuando me convertí en mamá dejé de hacer deporte. Luego me dí cuenta que el ejercicio es básico para mi bienestar físico y mental, y que es preferible estar dos horas fuera de casa y volver con energía renovada que acumular ese cansancio y no poder, por ejemplo, mantener la calma en una rabieta. Las madres solteras tenemos que estar bien para poder criar. 

Y a ti, ¿qué te hubiera gustado saber cuando te convertiste en mamá?

 

Photo by Anastasiia Chepinska on Unsplash

 

You may also like

Leave a Comment