Activismo y monomarentalidad: entrevista a Nika Zurano

by Familia Monoparental
Asociación familias monoparentales

Nika Zurano es fundadora y ejerció durante los cuatro primeros años como presidenta de FAMOIB, la asociación de familias monoparentales de Baleares (parte de la red de FAMS). En esta entrevista se recoge tanto el nacimiento y desarrollo del proyecto de FAMOIB, como su experiencia personal como familia monoparental.

Nika Zurano FAMOIB

¿Cómo nació la asociación?

Llegas a la maternidad de esta manera y cuando vas a solicitar un permiso, o investigas un poco más te das cuenta de que no existe nada. Te sorprendes, porque llegaste a creer que la sociedad te ayudaría a criar el hijo. Eso es muy idílico, pero te das cuenta de que no es así. Enseguida me uní a un grupo de mamás, seríamos 10 o 20 mamás con niños superpequeños, recién nacidos. Vimos la necesidad al darnos de bruces con la realidad, y la realidad es que no tenemos ayudas.

Nos dimos cuenta de que no había ninguna asociación activa en nuestra comunidad. Contamos con una persona que tenía experiencia en asociaciones y creamos una junta con las que estaban más animadas. 

¿Cuáles han sido vuestros mayores logros?

Mi mayor logro personal en la asociación es el aprendizaje. Te das cuenta de que no basta con pedir, sino que tienes que exigir. Los derechos se van ganando poco a poco. Cuanto más formada estés, cuanto más extiendas los ideales de la asociación a la que representas, más posibilidades de éxito tienes. Hay que ser constante. Entiendes este tipo de lucha para conseguir reconocimiento, visualización´, derechos… pero hay que estar ahí. Hay que aprenderlo. Solo porque piques a la puerta no te lo van a conceder. 

He tenido la suerte de conocer a más personas con mi tipología de familia, y eso me ha ayudado a nivel personal, y eso lo ha hecho la asociación. 

Como asociación podemos estar muy contentas. Se nos tiene muy en cuenta. Estamos en una zona en la que no había nada. Nuestras primeras demandas han sido a cargos políticos. Nuestro aprendizaje ha sido con instituciones, con el gobierno. Hemos trabajado en una Ley de Familias en julio de 2018. Se ha luchado por una identificación, por un carné monoparental, por una regulación. Y ahora vamos a ver en qué queda el resultado de haber trabajado en la Mesa de Conciliación de las Islas Baleares. 

¿Qué queda por conseguir?

Siempre van a salir leyes discriminatorias, porque no se piensa en una familia diferente a la  biparental, por desgracia.  Estamos muy muy muy unidas al género, porque el 80% de las familias monoparentales son mujeres. Mientras no exista la igualdad, será un modelo familiar femenino mayoritariamente. A la asociación le queda mucho camino por delante. 

El carné monoparental no tiene muchas ayudas. Tenemos que conseguir poco a poco que ese carné vaya lleno de ventajas, ayudas, descuentos, cualquier cosa de la que se pueda beneficiar este tipo de familia. 

¿Cómo se crea una asociación de familias monoparentales de cero?

Desde su origen, Famoib ha estado en contacto con la Federación de Asociaciones de Madres Solteras, a nivel nacional, que tiene mucho peso, tiene ayudas. La Federación creó el programa Red para facilitar la comunicación entre asociaciones a nivel nacional. Allí, a través de whatsapps te vas enterando del día a día de lo que pasa en otras comunidades, y a mí me ha ayudado en la madurez del diálogo, en saber de lo que se está hablando. Si eres la representante de una asociación tienes que tener un diálogo plural. Estar en contacto con estas personas te hace abrir la mente y entender otras realidades dentro de la monoparentalidad. 

¿Qué aporta a una familia asociarse?

Primero, que crees en esta tipología de familia, que es una realidad patente. A día de hoy hay personas que no lo ven o no lo quieren ver. Es una forma más de crianza, ni es mejor ni peor. Puede ser elegida o sobrevenida. El caso es que hay un progenitor con uno o varios hijos. Si crees que hay que cambiar algo, al pertenecer a la asociación estás contribuyendo a que cambie. Si lo estás haciendo de forma activa, es un voluntariado y te hace sentir bien porque estás haciendo algo beneficioso. Yo no pretendo que me beneficie a mí, pero quiero dejar a mi hijo una sociedad más justa. Y eso me llena. Esa es la parte guerrera, luchadora. 

Pero además me encanta porque veo a otras familias de mi misma ideología. No te sientes tan sola y tienes la posibilidad de que tus hijos crezcan sabiendo que no son únicos. No es solo que mi madre ha decidido traerme a este mundo. Esa necesidad que yo podría tener la comparto con otras personas.  Del mismo modo que hay familias biparentales o familias con los dos progenitores del mismo sexo. Así lo ve como algo normal en su día a día. 

La asociación puede aportar la normalidad, la realidad plasmada visualmente y compartida en las actividades. 

¿Cómo se define la monoparentalidad?

La definición de monoparentalidad crea controversia incluso entre las propias asociaciones. Nosotros, desde el principio hemos pensado que teníamos que estar abiertas, porque el foco no estaba en el progenitor ni en los motivos por los que un niño puede llegar a tener solo un padre. El foco está en el menor, me da igual como haya llegado ahí. La crianza es en solitario. Somos una asociación familiar. Si definimos la familia monoparental como xyz todo el mundo puede estar asociado. Hombres también, pero en una menor proporción, y eso nos permite hablar en femenino sin que se ofenda nadie. Hay papás, sí, gestación subrogada, sí, pero no vamos a entrar en nada más. Son progenitores con hijos a cargo. 

¿Y los padres o madres separados?

Para que los padres o madres separadas puedan entrar en la definición de monoparentalidad tiene que haber 3 meses de impago. Esto quiere decir que hay personas separadas sin apoyo. Ese progenitor está solo o sola ante la crianza. Si hay ese apoyo, no hay monoparentalidad, no porque lo digamos nosotras, sino porque lo dice la Ley de Familias. También se habla de la monoparentalidad por temporada, por ejemplo si hay dos personas pero encarcelan a uno de ellos. Nuestra definición en Famoib se guía por la Ley de Familias.

Nosotras tenemos mucha responsabilidad. Mi responsabilidad es pertenecer a una asociación que está luchando por una visualización, o lo que estás haciendo tú. Es responsabilidad de todos. Primero, nosotras tenemos que estar ahí para defender nuestro tipo de familia, con esa mente abierta para reconocer que no nos tienen que venir las cosas dadas, porque la sociedad está cambiando y yo puedo contribuir a ello perteneciendo a una asociación, yendo a la tienda del barrio con mi carné y pidiéndole que me haga descuento, por ejemplo. También mi hijo, que será precursor con su ejemplo con su buen hacer o no. Si crece con una normalidad va a callar bocas de todas las burradas que se han dicho. La familia tiene mucha responsabilidad. 

¿Cuál es el papel de los políticos?

Las instituciones, los políticos y el Gobierno tienen que tener una intención. La monoparentalidad está en auge y nos utilizan como moneda de cambio. Desde la federación llevan muchos años pidiendo una ley de familias monoparentales. Ha habido una ley de familias numerosas. ¿Por qué no se puede crear una ley de familias monoparentales por ausencia de progenitores? Si tener más hijos crea complicaciones económicas, tener menos progenitores, también.

Tiene que haber acción, movimiento por parte de las familias, de las asociaciones y luego visualizarlo para que los políticos nos lo intenten solucionar. 

¿Cuál es nuestro mayor reto?

Para mí, el reto es la conciliación. Es muy necesario trabajar. Económicamente sabemos que estamos muy desprotegidas y todo recae en nosotras. Una familia monoparental tiene que trabajar al cien por cien. No puedes pedir reducciones de jornada ni canguros porque todo sale del mismo sitio. Es importante la conciliación. Una cosa que propusimos en Famoib fueron unos bonos para empresas “family friendly” o profamilias y se referían a esto. 

Recientemente has renunciado a la Presidencia de la Asociación. ¿Ha sido por conciliación o por cambio de ciclo?

Aparte de trabajar voluntariamente en la asociación tengo a mis padres mayores a cargo, a mi hijo, y trabajo como sanitaria. Ha habido una serie de circunstancias en las que digo que ya no puedo más, porque afecta a mi salud. Y es pasará con muchas personas. Puedes pertenecer de otra manera. Es un cambio de ciclo. Yo voy a permanecer a disposición de quien me precise, como ahora, pero no puedo estar ya de una manera tan visible. 

Toda asociación necesita renovarse porque hay gente que viene con mucha energía y hay que verlo como un voluntariado. Por eso es el momento de ir renovando. La junta directiva está al completo y lo van a hacer superbién y ya hay otra casa visible y yo estaré en la retaguardia. 

 

Photo by Brooke Cagle on Unsplash

Leave a Comment