Hablar de los orígenes en caso de abandono del progenitor

by Familia Monoparental
abandono del padre

En colaboración con Carmen Mateo, Psicóloga (info al final del artículo)

Muchas mujeres llegan a la maternidad en solitario a causa de que el otro progenitor decide no involucrarse en la crianza del bebé. Esta desvinculación puede ocurrir durante el embarazo o más adelante. Las madres que se encuentran en esta situación suelen tener muchas dudas sobre cómo tratar este tema con sus hijxs, para que lo acepten con la mayor naturalidad posible. En este artículo, expondremos primero unos principios generales, y luego cómo evolucionamos el mensaje según su edad. Debemos remarcar que no existe una fórmula mágica, que cada caso tendrá sus peculiaridades y que cada niñx es diferente. Este artículo da unas pautas muy útiles, pero en caso de duda, es recomendable acudir a un terapeuta infantil. 

RECOMENDACIONES GENERALES

  • La verdad por delante. Ante todo, siempre debemos decir la verdad. No tenemos que tener tentaciones de decirles que pasamos por un proceso de reproducción asistida, que su papá murió, ni ningún otro relato inventado. No debemos quebrar así la confianza de nuestros hijos sobre algo tan importante como son sus orígenes. ¿Te imaginas que lo descubriera por una tercera persona, que el progenitor apareciera, o que surgieran razones médicas por las cuales es necesario contactar con él? Siempre es preferible que sea la madre la que cuente la verdad con amor, empatía y transparencia
  • Adaptar el mensaje a su edad. Los niños deben saber la verdad desde el principio, pero siempre adaptada a su edad. Es decir, sería un gran error sentarles un día con 15 años y darles una noticia que sin duda les va a remover si la transmitimos demasiado tarde.  Sin embargo, sí que debemos encontrar la etapa madurativa adecuada para darles información. Por ejemplo, la verdad de un niño de dos años es que tiene solo una mamá, eso es lo que puede comprender. Irán integrando nuevos datos cuando su cerebro esté preparado para hacerlo. He encontrado diversas opiniones sobre cuándo contarle que existe otro progenitor: en cuanto pregunten a los 3-4 años, esperar hasta los 8 cuando saben cómo nacen los niños… En este post proponemos un término medio. 
  • No idealizar ni mostrar rabia contra el otro progenitor. Nuestra actitud hacia el otro progenitor debe ser neutral. Si tenemos emociones negativas contra él, debemos trabajarlas para no transmitírselas a nuestrxs hijxs. Crecer con la semilla del odio nunca es positivo. Tampoco debemos mostrarle como un hombre ideal y maravilloso. 
  • Facilitar el conocimiento de sus orígenes: es posible que en algún momento desee saber más. Esto no quiere decir que lo estemos haciendo mal, sino que la curiosidad por los orígenes es natural y forma parte de la construcción de la propia identidad. Se recomienda guardar fotos del otro progenitor, de forma que nuestrx hijx pueda construir su propia imagen y verse reflejadx, sobre todo si se parece más a esa persona. Es posible que en algún momento quieran conocerle. Aunque no nos apetezca, debemos facilitárselo, siempre bien asesoradas por una psicóloga y una abogada. 

¿CÓMO LE HABLAMOS DE ELLO A NUESTROS HIJOS?

Edad preescolar: diversidad familiar

Desde muy pequeños, a partir de aproximadamente 2 años, podemos explicarles que existen distintos modelos de familia. Para ello, uno de los recursos más valiosos son los cuentos. Mediante ellos podemos mostrarle a nuestros hijos que no hay solo un tipo de familia: algunas tienen dos papás, dos mamás, una mamá, un papá….  Encontrarás una selección de cuentos sobre diversidad familiar en este post. También es interesante que, si te es posible, tengas contacto real con otras familias que no sigan el modelo tradicional, y especialmente con otras familias monoparentales. De esta forma tu hijx crecerá en un ambiente de diversidad que será muy positivo para prepararnos para las fases futuras.

 En esta etapa la clave es que nuestrx hijx se identifique con la familia monoparental. Por ejemplo, dentro de un cuento con distintos tipos de familia encontraremos la nuestra. Reforzaremos que somos una familia de dos, que nos queremos mucho, y que contamos (si es el caso) con la familia extendida. 

Edad escolar: cómo nacen los niños

La etapa anterior es muy importante para sembrar el terreno, y que tu hijx sea consciente de que no todo el mundo tiene un padre. Los niños inconscientemente quieren parecerse a los demás, y la realidad es que todavía la mayoría de las familias son heteronomativas. 

Si lo deseamos, podemos comentarle antes que existe otro progenitor que participó en su creación, pero nuestros hijxs empezarán a estar preparados para entender qué significa tener un progenitor es cuando entiendan la reproducción. Esto no se explica en el colegio hasta una edad relativamente avanzada, así que puedes avanzar esa conversación mediante cuentos. Facilítale cuentos sobre  reproducción en cuanto empiece la educación primaria, sobre los 5-6 años. Con ellos empezará a entender de dónde vienen los niños y será un momento natural para explicarle de dónde viene él o ella. No es necesario contárselo la primera vez que leáis el cuento, sino a medida que realmente vaya entendiendo e integrando el proceso. 

El razonamiento

Al entender la reproducción ellos realmente podrán entender que se necesita un espermatozoide de un hombre y un óvulo de una mujer para concebir un bebé. En su caso, hubo una persona que, junto a mamá, le concibió. Sin embargo, para ser padre se necesita mucha implicación, no es tarea fácil. Puedes contarle todo lo que implica ser padre o madre: hacer la cena cada día, acompañarles al cole, cuidarles, jugar con ellos, trabajar para poder ganar dinero… durante muchos años. Esta persona no estaba preparada para asumir esa responsabilidad, en cambio, su mamá sí que deseaba tener un bebé y cuidarle. También sus abuelos, tíos, etc, estaban encantados de tenerle. Es importante que entiendan la diferencia entre aportar la genética y ser padre, que requiere un nivel de implicación y responsabilidad que no todo el mundo está preparado para asumir

El duelo

Es posible que todo vaya sobre ruedas y nuestro hijx acepte sus orígenes sin problema. Pero también cabe la posibilidad de que deba elaborar su propio duelo. Seguramente esto ocurrirá en la adolescencia, cuando están en plena construcción de su identidad. Seguramente todas las madres que han estado en esta situación han pasado su duelo, así que ellos tienen derecho a pasar por el suyo. En ese caso, debemos acompañarles, entender que es un proceso por el que deben pasar y confiar en que les hemos dado los recursos emocionales necesarios para poder elaborarlo. Debemos facilitarle las explicaciones que requieran, estar a su lado y comprender que están en un proceso de reflexión. No debemos ignorarles, ni intentar que se “animen” o se “olviden” del tema si no están preparadxs para hacerlo. 

Carmen Mateo es  Psicóloga Sanitaria, especialista en el trabajo con niños del sistema de protección de menores (acogimiento familiar y adopción). Puedes contactar con ella en su blog (www.conuncuentotelocuento.blogspot.com) y en su perfil de Instagram

You may also like

Leave a Comment