La decisión de ser madre soltera, ¿es el momento adecuado?

by Familia Monoparental
decisión madre soltera

A los 36 años no tenía pareja estable, y sentía me iba acercando a una edad en la que cada vez es más difícil tener hijos. Me empezaba a rondar la idea de ser madre en solitario, aunque también valoraba una vida sin criaturas. Tenía buenos referentes de amigos sin hijos, y pensé que quizás ese era mi camino. Si en algún momento pensaba en ser madre soltera, me acechaban miles de miedos: ¿seré capaz? ¿Es para mí? ¿podré con todo? ¿quiero hacerlo sola?

Así que decidí «esperar un poco más». Y para ganar tiempo, decidí congelar mis óvulos. No estaba preparada para tomar esa decisión, sin embargo, no quería encontrarme con problemas de fertilidad si deseaba dar el paso en el futuro, sola o en pareja. El proceso no es agradable: pinchazos, visitas a la clínica en horario de trabajo, y es una inversión que no sabes si vas a amortizar. Sin embargo, paso rápido y quedé contenta de tener la oportunidad de preservar óvulos relativamente jóvenes.

Pocos meses después tuve un embarazo no planificado con una persona con la que me estaba viendo. Yo decidí seguir adelante y él no. No pasé por reproducción asistida, pero créeme que hubiera preferido ser yo quien hubiera dado el paso y no encontrarme con un embarazo de un día para otro. Yo siempre digo que sí que tomé una decisión, y esa fue continuar con la gestación. No lo dudé ni un momento, pasara lo que pasara. También preferiría ser madre con un donante anónimo, y no con una persona que conozco, que anda por la calle y de la que sé su nombre y apellidos. Pero bueno, así fueron las cosas, y así las he aceptado.

Hoy, tras conocer la experiencia de ser madre en solitario, le diría a mi yo de 36 años que no esperara. Que en lugar de congelar mis óvulos, lo que tenía que hacer era enfrentarme a mis miedos y lanzarme a ser madre por reproducción asistida. Si pudiera, viajaría en el tiempo para darme la mano, mirarme a los ojos y decirme: no tengas miedo, todo irá bien, es la mejor decisión que tomarás en tu vida.

 Obviamente no siempre es fácil, ser madre soltera supone una carga de trabajo importante y tienes que renunciar a ciertas comodidades. Sin embargo, el ver crecer a mi hija, disfrutar de cada etapa con ella, compensa sin duda todo el esfuerzo. Los miedos y dudas son normales, y más en una decisión tan importante. Tiene que ser una decisión meditada, pero es importante identificar si realmente tenemos dudas sobre ser madre, o si realmente queremos ser madres pero tenemos miedo de hacerlo en solitario.

Así que si tienes dudas, cierra los ojos, y piensa qué es lo que realmente quieres hacer si dejas atrás los miedos.

Photo by Clayton Webb on Unsplash

You may also like

Leave a Comment