Minimalismo: mantener el orden con niños en una familia monoparental

by Familia Monoparental
Habitación minimalista

Tengo que hacer una confesión: yo no soy especialmente ordenada. Desde que tengo uso de razón me cuesta mantener los objetos perfectamente colocados. Por supuesto, me encanta una casa ordenada y me estresa una habitación caótica, pero esa parte del cerebro no me funciona muy bien y me cuesta muchísimo. 

Aún así, entiendo la importancia del orden e intento que mi hija crezca en un lugar razonablemente organizado. Somos una familia monoparental y mi hija tiene tres años. Aunque en la medida de lo posible intento educarla para que colabore en la casa, todavía llevo yo toda la carga de las tareas domésticas. 

Tras aceptar mis limitaciones, he buscado soluciones para que tener una casa ordenada y ser madre soltera sea compatible. Tengo la suerte de haber descubierto una fórmula muy efectiva: cuantos menos objetos haya en la casa, menos se desordena. Parece muy obvio, pero es fácil despistarse y acumular montañas de ropa, juguetes, figuritas de la torre Eiffel, platos de distintos colores, cables, un aparato para hacer espaguetis, y decenas de objetos que en tu día a día generan ruido mental. 

La corriente del minimalismo promueve vivir con menos, con lo realmente necesario y con objetos que realmente te sean útiles y te aporten felicidad. Los beneficios de este estilo de vida son más orden, armonía, y también ahorro. Una combinación perfecta para familias monoparentales. Menos objetos en casa, menos que ordenar y gestionar. 

Con niños es muy fácil acumular cosas, como ropa y juguetes. Y como madre soltera no me puedo permitir estar todo el día ordenando. Os dejo los trucos que a mi me funcionan para tener un hogar minimalista con mi hija, y poder dedicar ese tiempo a todo lo demás.

Ropa

La ropa de niño se queda pequeña muy rápido. Y cuando se queda pequeña, pierde su utilidad. Quizás me apetece guardar algún jersey especial, pero la mayor parte de la ropa sé que no la volveré a usar. En el cambio de armario es importante hacer limpieza y deshacerse de todo lo que está viejo o la ropa que le quedará pequeña al año siguiente. A veces la regalo a algún conocido o la dono en un contenedor. Aunque mi opción favorita es donársela a otra madre soltera o padre soltero, ya que es una forma de ofrecer ayuda a alguien en mi misma situación. Hay algunas asociaciones como Acción Solidaridad Madres Solteras en Madrid que aceptan ropa para donarla a otras familias monoparentales. 

Juguetes

El primer paso para no acumular juguetes es evitar que entren en casa. Es importante hablar con amigos y familiares para que en cumpleaños y Reyes se limite el número de juguetes, y elegir muy bien aquellos que le harán ilusión. Un cuento personalizado puede ser mucho más emocionante que otro juego enorme. 

Los regalos no tienen que ser necesariamente objetos físicos. Las experiencias son obsequios fantásticos: una entrada a un parque de atracciones, un pase anual al zoo o acuario de tu ciudad, etc. Estos momentos generarán una huella positiva en su cerebro, el mejor regalo posible. Como madre soltera o padre soltero, también es un regalo que esas personas acompañen a tu hijo a esas experiencias y te dejen un ratito libre :-). 

A la hora de elegir juguetes, priorizo aquellos que puedan usarse durante años y que fomentan la creatividad, como los juguetes de construcción. Los que se queden desfasados los dono o los vendo por una plataforma tipo wallapop. Y no solo los juguetes, los artículos de niño como tronas y cunas se suelen vender rápido si están a buen precio. 

¿Qué hago con los juguetes que sí utiliza?. En este punto sigo el método Montessori, tengo cuatro o cinco juguetes en el salón y el resto guardados. Voy rotando juguetes y así vamos variando de juego. No nos engañemos, aunque haya montones de juguetes en el salón, los desordenará todos pero acabará jugando con los mismos dos ó tres. 

Decoración

Aquí ya entramos en el terreno del gusto particular, pero a mi personalmente me sobra casi toda la decoración, sobre todo si ocupa sitio. Evito aquellos objetos de decoración que dan trabajo de orden y limpieza, como estanterías con cosas que hay que mover para poder limpiarlas o demasiados cojines y peluches encima de la cama. Priorizo aquellos detalles que requieran un mantenimiento mínimo, como una pared pintada, colgantes, cuadros, espejos, vinilos o cenefas. Menos es más, y se puede conseguir una bonita habitación infantil sin necesidad de que sea trabajosa. 

Juegos sostenibles

A mi hija le encanta coger palos, bellotas, conchas de la playa, cáscaras de caracol, piedras… Con ellos jugamos horas, los pintamos, hacemos mosaicos, jugamos a cocinar y cuando veo que pasan de moda, los tiro. En el pasado los niños no tenían tantos juguetes de plástico y se buscaban la vida para divertirse. La naturaleza (parques, campo, playa) es una fuente inagotable de diversión y los “juguetes” que salen de allí son sin duda muy sostenibles. 

Dar ejemplo

Sería incoherente que mi hija tuviera unas deportivas y yo 50 pares de zapatos. Con tres años empiezo a hacerle partícipe del proceso: descartar los juguetes y la ropa que ya no use, llevarla juntas al contenedor y explicarle que lo van a aprovechar otros niños.

Estos son los trucos que a mi me han funcionado, pero seguro que hay muchas más ideas. ¡Me encantaría escuchar vuestras experiencias!

You may also like

Leave a Comment