Recomendaciones legales en caso de que abandono de un progenitor

by Familia Monoparental
familia monoparental

Post en colaboración con Aida Casanova (abogada de familia)

Hay madres solteras que llegan a la crianza en solitario debido a que uno de los progenitores decide no involucrarse.  ¿Cómo debemos actuar en estos casos? ¿Qué pasos debemos seguir para estar protegidas legalmente? En este post repasaremos nuestros derechos y las recomendaciones legales para estos casos (en España).

El punto crucial es el momento del abandono. El camino legal será muy diferente si la desvinculación se ha producido durante el embarazo, o cuando ya ha nacido el bebé. 

Si el abandono ocurre durante el embarazo

¿Cómo registro a mi bebé?

Cuando nace el bebé, se deberá registrar únicamente con los apellidos de la madre, en el mismo orden o invertido. De esta forma aparecerá en el registro civil como familia monoparental. Como única progenitora del hijo/a, la madre tendrá la patria potestad del menor, así que si en algún momento el otro progenitor desea reclamar empieza en desventaja. 

¿Puede reclamar la paternidad?

El tiempo legal para reclamar la paternidad (por parte del progenitor que quiere que se le reconozca como padre) es de 12 meses desde que ese progenitor es conocedor del nacimiento del bebé. Una vez pasados 12 meses, en principio ya no puede reclamar. Hay que mencionar que esta es la norma general, pero pueden ocurrir excepciones de reclamaciones exitosas pasado ese plazo. En todo caso, sin duda lo tendrá mucho más difícil. Este plazo es válido desde el conocimiento del nacimiento, por tanto whatssaps, emails, o cualquier tipo de prueba recogida durante el embarazo no será válida. Si no existen esas pruebas recogidas tras el nacimiento del bebé, este tiempo no empieza a contar. 

Lo ideal entonces es recoger pruebas después del nacimiento del bebé. En estas pruebas debemos demostrar que hemos informado de su nacimiento o de su existencia. Puede ser un pantallazo de whatssap, un email, la grabación de una llamada sin que la otra parte lo sepa… Existe la opción de enviar un burofax, pero al parecer una notificación oficial puede provocar que la otra persona consulte con un abogado. Debemos tener en cuenta que grabar llamadas es legal, pero solo podemos utilizar esa grabación en un proceso judicial, no difundirla por cualquier otro medio (por ejemplo, en redes sociales). Parece obvio, pero las pruebas deben mantenerse bien guardadas. Es fácil perder un mensaje de whatssap si solo lo tenemos en el teléfono. Ten en cuenta que puedes necesitar estas pruebas años después.

Si el otro progenitor reclama la paternidad, primero se realiza un procedimiento de filiación. Para ello es necesario realizar pruebas de ADN. Una vez se reconoce la filiación, se inicia un segundo proceso de familia, en el que se regula el funcionamiento futuro de la familia: régimen de visitas, vacaciones, compensación económica, etc. Una vez aprobada la filiación, es recomendable llegar a un acuerdo sin esperar a la decisión judicial, para un alargar un proceso duro y tedioso más de lo necesario. 

¿Pueden reclamar la madre o el hijo?

La madre también puede reclamar la filiación. El reconocimiento de filiación implica tanto derechos como deberes, por tanto, por ejemplo, si la madre reclama una pensión, el otro progenitor también puede reclamar visitas. Por tanto, la madre debe pensar bien si realmente quiere abrir esta vía de implicar a una persona por obligación en su vida y en la de su hijx. Si la otra persona decidió en su momento no involucrarse, probablemente le traiga más problemas que beneficios. También debemos tener cuidado con los progenitores que aparecen intermitentemente, si aceptamos dinero aunque sea esporádicamente, eso puede leerse como que está colaborando y que se le otorguen derechos. 

En cuanto al hijx, puede reclamar la filiación en cualquier momento, y en este caso no hay límite de edad. Se han dado casos muy sonados de famosos que lo han hecho en la edad adulta. 

Abandono de un hijo con paternidad reconocida

Si el bebé se ha registrado a nombre de ambos, el otro progenitor ya tiene unos derechos sobre el hijo. En el caso de que este progenitor se desvincule a nivel económico y de cuidado, la madre deberá realizar un proceso judicial si quiere privar la patria potestad al otro progenitor. La patria potestad generalmente es compartida, así que hay madres que se encuentran en la situación de necesitar la firma del progenitor desaparecido para tomar decisiones como cambiar de colegio. Por supuesto si se demuestra con pruebas, se acabará regularizando la situación, pero llevará un tiempo y un proceso judicial. 

Qué ocurre si reaparece

Si el otro progenitor reaparece, debemos asesorarnos bien con una buena abogada de familia. Es imprescindible estar bien informada para no dar ningún paso en falso. Es posible que no queramos problemas, o tengamos resentimiento hacia esa persona. Sin embargo, es importante que la madre realice un trabajo de gestión de emociones (con un terapeuta si es necesario) y que ponga al niño en el centro. Se debe escuchar al niño/a y valorar qué es mejor para éste (lo cual no quiere decir siempre que tenga que aceptarse que tenga relación con un padre que en un momento dado decidió desaparecer. El proceso de reencuentro debe realizarse de forma progresiva y cuidadosa. 

Daños y perjuicios

Es posible reclamar daños y perjuicios mediante un procedimiento civil. Este es un proceso complicado ya que se debe demostrar con muchas pruebas: renuncias laborales, visitas al psicólogo durante un largo tiempo, etc. Es viable, pero el esfuerzo y el cansancio que suponen los dos procesos judiciales anteriores hace que muchas madres solo deseen volver a la normalidad. 

Aida Casanova es abogada especializada en Derecho de Familia, Derecho Penal y Derecho Civil. Puedes contactar con ella en su web www.aidacasanova.com o a través de su página de Instagram

You may also like

Leave a Comment