Ser madre soltera por sorpresa: cuando el otro progenitor decide no involucrarse

by Familia Monoparental
madre soltera

Las familias monoparentales son un modelo en auge, principalmente gracias a las oportunidades que ha dado la reproducción asistida. Pero hay otras formas de llegar a la maternidad en solitario. Algunas mujeres deciden seguir adelante con un embarazo natural, a pesar de que el otro progenitor renuncia a involucrarse. Aunque hay muchos puntos en común con las madres solteras por elección, este camino a la maternidad tiene algunas peculiaridades. Este artículo se inspira en contenido de instagram protagonizado por Aida Casanova (abogada de familia), Lorena, Elena, Ali, y por mí misma (madres en solitario). Al final de este artículo encontraréis la referencia de cada una de ellas. 

La decisión

Ser madre soltera sin planificación previa no significa que no se tome una decisión. Estas madres deciden seguir adelante con su embarazo a pesar de que en muchos casos saben desde el principio que no contarán con el otro progenitor. Debemos evitar pensar que estas madres puedan desear o querer menos a sus hijos, simplemente el embarazo ha llegado de una forma «inesperada». La madre decide seguir adelante con conciencia, amor y asumiendo las consecuencias, a pesar de no haberlo planificado o de encontrarse sola en el proyecto de crianza. 

El duelo

El duelo que sufren estas madres es algo distinto al de las madres solteras por elección. Cuando una mujer decide iniciar en solitario un proyecto de reproducción asistida, hay un proceso previo al embarazo de desmitificar la familia heteronormativa. Normalmente cuando se llega al embarazo la mujer ya ha asumido que su familia no coincidirá con el modelo tradicional y está ilusionada con su decisión de ser madre en solitario. 

Sin embargo, cuando el embarazo no está planificado y la otra persona se desentiende, se juntan dos duelos. El primero, el renunciar, más abruptamente, a la idea de la familia tradicional. El segundo, digerir el abandono. Este segundo punto puede ser más o menos doloroso en función de la relación que se tiene con la otra persona. Hay mujeres que tras un duelo relativamente liviano siguen adelante, y otras que realmente deben realizar un trabajo profundo para superar la situación. En estos casos, la ayuda de un terapeuta profesional es clave para ordenar las ideas. 

Cómo se lo contamos a nuestros hijos

Somos de la opinión de que la verdad siempre debe ir por delante. Algunas mujeres tienen la tentación de contarle a sus hijos que pasaron por un proceso de reproducción asistida, decir que su padre falleció, o cualquier tipo de excusa. Este es un gran error, primero porque no debemos vulnerar así la confianza que nuestros hijos tienen en nosotros. Nuestros hijos tienen derecho a saber sus orígenes, sean cuales sean. Merecen ser tratados con respeto y sin mentiras. Y segundo, debemos tener en cuenta que el progenitor puede reaparecer en cualquier momento. 

Esto no significa que debamos contar todos los detalles con dos años. El mensaje debe ir evolucionando a lo largo del tiempo y completándose con la edad. Cuando tienen unos dos años podemos empezar a trabajar la diversidad familiar a través de cuentos u otros recursos. Cuando pregunte abiertamente, podemos darle una primera versión de los hechos.  En esa conversación le podemos contar que existe otro progenitor, pero que tenía otro proyecto de vida y no estaba preparado para ser padre, pero que tú (y los abuelos, tíos, quién tú consideres) se pusieron muy contentos y deseaban con todas sus fuerzas que viniera al mundo. Aquí puedes completar los detalles con tu caso individual. Por ejemplo, quizás fue la primera bebé en mucho tiempo, o tú realmente querías ser mamá pero no encontraste la pareja. Hazle ver que fue un bebé querido y deseado desde un primer momento. 

En cuanto al otro progenitor, muestra neutralidad: ni lo idealices ni muestres rabia. Si tienes sentimientos negativos contra esa persona, trabájalos con un terapeuta pero no se los transmitas a tu hijx. Crecer con la semilla del odio no favorecerá su desarrollo. 

¿Y si mi hijx quiere conocerle?

Como decíamos antes, nuestros hijos merecen conocer sus orígenes. Aunque a nosotras no nos apetezca, nos duela o prefiramos cerrar esa puerta para siempre. Si tienes el contacto de la otra persona, lo correcto sería iniciar ese proceso de reencuentro (a no ser que haya causas justificadas como violencia de género). No es necesario que llames inmediatamente, busca el mejor momento y la edad adecuada. En estos casos es recomendable buscar asesoramiento legal antes de realizar ningún movimiento, y también asistencia social o un terapeuta para ayudaros a hacer esta transición. 

¿Y si él vuelve?

Al cabo del tiempo, es posible que el otro progenitor recapacite y desee conocer a su hijx. Sin embargo, no debemos vivir con ese fantasma. Debemos centrarnos en nuestra nueva vida y seguir adelante. Es una persona que de alguna manera estará presente en nuestras vidas, pero no debemos sentirle como una presencia cercana. Forma parte de nuestro pasado y, hasta que se demuestre lo contrario, ahí debe quedar. Quizás nunca aparece, o quizás lo hace cuando nuestrxs hijxs son adultos. 

Si finalmente esto ocurre, busca asesoramiento legal. No des ningún paso sin una buena abogada de familia. Puede haber implicaciones legales en cada conversación que tienes, mensaje que envías… Es mejor estar bien asesorada y realizar el proceso de la forma más segura posible para ti y para tu hijx.

Posiblemente no te apetezca tener ningún contacto con esa persona, y menos gastar tiempo, dinero y energía en ese proceso. Sin embargo, en estos casos nuestros intereses o deseos pasan a segundo lugar, y lo que debemos priorizar son los intereses de nuestrx hijx. Puede haber excepciones en algunos casos, pero en principio debemos darles la opción de conocer a su progenitor si surge la oportunidad. El proceso no es sencillo, pero tu abogada y terapeuta te aconsejarán en los pasos a seguir para que sea el mejor proceso posible para tu hijx. 

En resumen, ser madre soltera por sorpresa es otra manera de llegar a la maternidad. En algunos casos, se vive prácticamente como una madre soltera por elección. En otras, se puede complicar con la presencia inesperada o buscada del otro progenitor. Para ello contamos con la ayuda de profesionales que nos ayudarán a hacer el proceso más llevadero.

Os dejo las referencias de las personas que os comentaba al principio, gracias a las cuales se ha creado este artículo

Lorena – Trabaja el empoderamiento feminista con otras mujeres, en especial madres solteras

IG: @wanderermum

Blog: https://madresolteraporsorpresa.com

Ali – Madre soltera que cuenta su historia con una perspectiva feminista

IG: @monomarental

Elena – a través de sus redes sociales y su blog ayuda a otras mujeres a ser madres solteras a través de la Seguridad Social

IG: @mama.soltera

Blog: www.mamasoltera.es

Aida Casanova – Abogada de Familia, Penal y Civil. Colaboradora de TV y Radio

@aida.casanova

Web: www.aida.casanova.com

 

Photo by Paul Hanaoka on Unsplash

You may also like

Leave a Comment