Ventajas e inconvenientes de ser madre soltera o padre soltero

by Familia Monoparental
Madre soltera

Tal como hemos sido educados, parece que el modelo de familia tradicional es el que tiene más ventajas. Es cierto que es el más socialmente aceptado, pero ser madre soltera o padre soltero también tiene sus puntos fuertes. En este post encontraréis mi visión personal sobre las ventajas e inconvenientes de ser familia monoparental.  Y refuerzo que es mi vivencia personal, porque una misma situación puede vivirse de distintas maneras. Por ejemplo, en una buena relación puede ser positivo tomar las decisiones en conjunto, pero si no hay afinidad puede ser más fácil tomarlas en solitario. Aquí dejo mi visión personal sobre los pros y contras de criar en solitario

VENTAJAS

Tomas tú todas las decisiones

Para algunas personas más dadas a debatir y decidir en conjunto esto puede ser un inconveniente. Para mi, sin duda es una ventaja. Yo decido el colegio de mi hija, el estilo de educación, lo que come… Creo que decidir en conjunto con una pareja con la que tengas una buena sintonía puede ser muy bonito, pero si no es así, es más sencillo tener un único criterio. El no tener que negociar y tomar mis propias decisiones me facilita el día a día. 

Pase lo que pase, tu hijx es tuyo

Esto parece una obviedad y no tiene importancia en parejas con una buena relación. Sin embargo, en caso de separación con mala relación por parte de los padres puede llegar a ser un camino muy arduo. También puede suponer muchas limitaciones en cuanto a tomar decisiones, viajes, mudarse de ciudad, etc. Si eres madre soltera o padre soltero siempre serás el máximo decisor del destino de tu hijo. 

No estás atada a una misma pareja

Ay, el amor. La ciencia afirma que el enamoramiento se acaba al cabo de pocos años en la mayoría de los casos. Luego evoluciona a compañerismo, proyecto de equipo, confianza, y un montón de cosas más. Hay parejas que pasan a esta fase con nota y realmente se convierten en compañeros de vida. Otros, evolucionan de forma diferente y la relación se agota. No es malo, es la naturaleza humana. La separación siempre es posible y recomendable en malas relaciones, pero la existencia de niños hace este paso más traumático. Al ser madre soltera o padre soltero tienes mayor libertad para empezar y finalizar relaciones sin el condicionante de los hijos. 

INCONVENIENTES

Difícil equilibrio entre economía y conciliación

Solo entra un sueldo a casa, por lo que eres más vulnerable a las fluctuaciones de ingresos. También limita mucho el tipo de trabajo que puedes tener: descartarás trabajos en los que no haya que viajar, con mal horario o que tengan turnos. Si está demostrado que las carreras profesionales de las mujeres se frenan cuando son madres, imaginaos en el caso de las madres solteras (o padres solteros). Hay familias tradicionales en las que solo entra un sueldo, pero la otra persona se encarga de los niños. 

Logística complicada

Teniendo niños en pareja es muy importante la ayuda, siendo madre soltera, una necesidad. Lo tienes que hacer absolutamente todo, no hay nadie haciendo la cena mientras bañas a la niña, ni recogiendo la mesa mientras la duermes. Desde que dejo a la niña en el colegio no me da tiempo a ir a trabajar, hacer 8 horas y volver a buscarla. Y no hablemos de las laaaaargas vacaciones escolares y todos los puentes. En una familia monoparental la ayuda externa a la unidad familiar monoparental (gratuita o pagada) es prácticamente imprescindible.

Proyecto no compartido con otra persona

Si la relación de pareja es buena, es bonito crear un proyecto común. Una familia en el que los cuidados se repartan y los miembros de la pareja se apoyen. Por ejemplo, si uno desea realizar un máster, un cambio de carrera o similar, la otra persona puede sostener económicamente la familia durante un tiempo. Las posibilidades de un trabajo en equipo tienen más alcance que el de una persona sola, el apoyo emocional y logístico debe buscarse fuera de la unidad familiar monoparental.

En resumen, mi opinión personal es que tener un hijo con una pareja con la que te lleves bien, te entiendas y estés en sintonía, es la situación preferible (que no quiere decir mejor). En casos de mala relación o falta de entendimiento, mejor sola. En todo caso, ambas opciones traen unas facilidades y unas dificultades, así que nunca hay que idealizar lo que no se tiene. 

Y tú, ¿crees que ser madre soltera o padre soltero tiene ventajas?

Photo by Bermix Studio on Unsplash

You may also like

1 comment

Taisa 23 de marzo de 2021 - 18:35

Me choca un poco en estos argumentos, que parece que como familia monoparental se considera solo la que realmente solo hay un progenitor. Pensaba que las personas que se han separado y tienen la patria potestad de un hij@ también se consideraban. En ese caso, hay temas como las decisiones que siguen en algunos casos teniendo que consultarse, según lo que opine la otra parte.

En mi caso, me crío mi madre desde los 1 hasta los 9 años solas. A mí padre le veía el fin de semana. No recuerdo que entrara mucho en decisiones como colegios o similar, la verdad, solo tenían que aclarar que fines de semana y parte de vacaciones se repartían.

Lo que si puedo también dejar como idea, fue que mi madre se buscó un montón la vida para apañarse y conseguir ayuda, que como dices, es necesaria. Aparte de la abuela, que de vez en cuando me cuidaba, pero no vivía en la zona, busco otras opciones. Por una parte, alquilaba una habitación a estudiantes de magisterio, que la facultad estaba además al lado de mi cole. Y así mataba dos pájaros de un tiro: tenía un poco de ingreso adicional, y alguien que me llevaba al colegio y me cuidaban cuando ella tenía que hacer noches (era auxiliar de planta en aquella época). También en otra temporada, Supongo que el mes de verano que no hay clase por las tardes, acordó con una mamá de colegio que me llevara a comer a su casa, y luego ya me recogía allí. En otra ocasión, me llevaba a casa de otra compañera del cole por la mañana más temprano para irse a trabajar. Y cuando fui más mayor, con 8 años, me apunto a clases de mecanografía que eran de 8 a 9 antes de las clases (que por cierto, vaya que me fueron útiles esas clases jeje). No existían más marineras en aquella época, claro. Malabares, está claro. Pero hay opciones.

Reply

Leave a Comment